El Centro recibe más de 1200 animales silvestres por año,  víctimas de distintas problemáticas como tráfico ilegal y conflictos relacionados con el avance urbano. Actualmente hay cientos de casos en rehabilitación, y es fundamental continuar atendiéndolos para que puedan volver a la naturaleza.

La función de un Centro de Rescate de fauna silvestre autóctona es dar respuesta a una  problemática que recién hoy, debido a la pandemia del COVID-19, está comenzando a visualizarse. Todos estamos conectados: la salud y bienestar de los animales silvestres y sus ambientes es fundamental garantizar nuestra salud. Mediante la campaña “Hacele caso a tu instinto de conservación”, Fundación Temaikèn busca visibilizar la causa e invita a la sociedad a sumarse.

Los Centros de Rescate de fauna tienen un rol vital en la lucha contra el tráfico ilegal de fauna silvestre. El problema es grave: el comercio de vida silvestre es el cuarto mercado ilegal a nivel mundial, afectando a millones de especies en todo el mundo, incluyendo Argentina.

Fundación Temaikèn brinda soporte operativo y estratégico ya que continuamente recibe animales decomisados a traficantes tras largos procesos de investigación realizados por autoridades nacionales y provinciales de Fauna.

Actualmente hay más de 200 animales autóctonos en rehabilitación, incluyendo especies particularmente amenazadas como un ciervo de los pantanos rescatado en el Delta del Paraná con una grave herida en su oreja, 2 cóndores andinos con problemas en sus alas, un mono carayá víctima del mascotismo y 40 cardenales amarillos incautados del comercio ilegal.

Llegan en condiciones de hacinamiento que los convierten en reservorios de enfermedades como lo son los Coronavirus y, de no ser retirados o interceptados del mercado ilegal, se convertirían en potenciales generadores de nuevas enfermedades zoonóticas. Rehabilitarlos es un trabajo en equipo, en el que participan veterinarios, nutricionistas, biólogos y cuidadores, que continúan dando su máximo esfuerzo a pesar de las limitaciones.

La crianza de 4 tucanes que llegaron rescatados recién nacidos, aún sin plumas, es uno de esos ejemplos. También un grupo de 11 flamencos que eran tenidos ilegalmente y requirieron un trabajo especial en sus plumas y de socialización para armar un grupo que puedan reinsertarse completo. Todos ellos junto a zorros, carpinchos, cisnes y muchos otros animales continúan en rehabilitación y esperan volver a su hogar en la naturaleza.

“Debemos asegurarnos que los animales a liberar cuenten con buena salud y la capacidad tanto de proveerse de alimento, como de reconocer y huir de sus predadores naturales. Pero antes de regresar a la naturaleza, nos deja valiosa información que nos permite entender qué está pasando con las especies en cuestión y con el hábitat en el que habitan.” señala Cristian Gillet, Responsable del Centro de Rescate de la Fundación “De esta se trata de compensar el desequilibrio que el hombre sigue causando en el ambiente.”

Es un trabajo complejo y requiere de esfuerzos compartidos, tanto de personas que ayudan brindando recursos como también de la sociedad en general. El mensaje es simple:

Los animales silvestres NO son mascotas ni deben ser consumidos o cazados:

  • No compres animales silvestres
  • Denunciá el comercio ilegal.

¿Cómo ayudar al Centro de Rescate?

  • Ingresando aquí a la página de donaciones de la Fundación (https://donaronline.org/fundacion-temaiken/ayudalos-a-volver-a-la-naturaleza)
  • Compartiendo los mensajes en tus redes sociales desde @fundaciontemaiken en Instagram y Facebook.

Comentarios

comentarios